miércoles, diciembre 07, 2011

Inversión de los polos: la verdad

En nuestro planeta el cambio es la norma, no la excepción.

Varias veces al año surgen predicciones sobre “el fin del mundo”. Muchas de ellas se repiten una y otra vez, con pequeñas diferencias para evitar que recordemos que esas que ya habían fallado antes.
campo_magnético_terrestre

Diagrama esquemático del campo magnético terrestre.
© Peter Reid, University of Edinburgh
¿Por qué resultan atractivas a la gente común? Nadie lo sabe con certeza, por más que la ciencia verdadera (y muchas veces el simple sentido común) indiquen que son falsas y que muestran errores ridículos en su presentación. Sea como sea, y si bien forman parte ya de un folclore común que cuesta entender, somos muchos los que creemos que es nuestro deber enseñar la realidad.

El mito de la destrucción global por la reversión de los polos magnéticos es uno de ellos. Así que lo mejor que podremos hacer es fijarnos en los hechos, tal como son.

Lo primero que tenemos que saber es que el campo magnético de nuestro planeta está cambiando continuamente. Por un lado, los polos magnéticos derivan (se mueven) con el tiempo, acercándose o alejándose del polo geográfico (las puntas del eje imaginario sobre el cual gira nuestro mundo).

Asimismo, los mismos polos magnéticos también cambian de polaridad. Los registros muestran que ese cambio de polaridad (la así llamada inversión o reversión de los polos) ha sucedido muchas veces antes en la historia de la Tierra.
expansión_del_fondo_oceánico

Expansión del fondo oceánico.
Por ejemplo, si retrocediéramos 800 000 años en el tiempo con una brújula en nuestra mano, veríamos que la aguja apunta hacia el sur, y no hacia el norte. ¿Por qué?

La razón es que la brújula trabaja con campos magnéticos, midiéndolos como positivos o negativos. Como polaridades distintas se atraen, y polaridades iguales se repelen, el extremo negativo de nuestra brújula nos indica el polo magnético positivo de la Tierra, que se encuentra cerca del polo norte terrestre. Pero si la polaridad del campo magnético hubiera revertido, entonces nuestra brújula, no corregida, nos indicaría la dirección opuesta a la realidad ¡de ese momento!

Los modernos cazadores de brujas y falsos profetas dicen que los sucesos naturales como estos podrían ser causa de catástrofe. Pero, ¿están en lo cierto? Desafortunadamente para ellos y su alarmismo exagerado, los registros fósiles y geológicos de reversiones anteriores demuestran que la respuesta es “NO”.

Las reversiones son la regla, no la excepción. A lo largo de los últimos 20 millones de años nuestro planeta ha entrado en un patrón de aproximadamente una reversión cada 200 o 300 mil años, si bien ha pasado más del doble de ese tiempo desde que ocurrió la última.
Deriva_del_polo_norte_magnético_1900-1996

Diagrama del interior de la Tierra y del movimiento del polo norte magnético entre 1900 y 1996. El núcleo externo es la fuente del campo geomagnético.
© Dixon Rohr
Estas reversiones no ocurren, sin embargo, con un salto “limpio”. Los campos magnéticos se retuercen y empujan entre sí, con múltiples polos emergiendo en extrañas latitudes a lo largo de todo el proceso. Los científicos estiman que las reversiones han ocurrido al menos cientos de veces a lo largo de los últimos tres mil millones de años. Y si bien esas reversiones se han dado más frecuentemente en años “recientes”, cuando los dinosaurios caminaban sobre la Tierra era más probable que se dieran una vez cada millón de años, más o menos.

¿Cómo lo sabemos? En los fondos oceánicos hay cordilleras volcánicas que se encuentran en los lugares de separación de placas tectónicas. De ellas surge magma que se va extendiendo hacia ambos lados, formando nuevo fondo oceánico y empujando a las placas tectónicas. Se puede medir tanto la antigüedad como la polaridad de ese nuevo fondo oceánico, lo que nos muestra una formación “en espejo” de ese suelo que se va haciendo más antigua a medida que se aleja de la cordillera central.

Este fenómeno, que fue descubierto durante el Año Geofísico Internacional de 1957-58, permitió además verificar la realidad y las causas de la deriva continental propuesta por Alfred Wegener más de tres decenios antes, y dio lugar a una nueva rama de la ciencia: la tectónica de placas.

También sabemos que el campo magnético terrestre ha disminuido un 10% desde el siglo XIX, lo que podría indicarnos que estamos más o menos cerca (cuestión de algunas decenas de miles de años, tal vez, o quizás de solamente unos pocos años o siglos, no lo sabemos a ciencia cierta). De todos modos, sigue siendo todavía más fuerte que lo “normal”.

Ahora bien. Sabemos que el campo magnético terrestre nos protege de los flujos de partículas producidas por las llamaradas solares y por las eyecciones coronales de nuestra estrella.

Los agoreros del desastre dicen que cuando se producen esas inversiones de polaridad, hay un período en el cual desaparece el campo magnético de nuestro planeta, por lo cual quedamos expuestos a esas emisiones que pueden llegar a ser mortales para la vida.

Pero vayamos a lo que en realidad nos dice la historia. La última inversión se produjo hace 780 000 años (los científicos la llaman “reversión Brunhes-Matuyama”. El registro fósil de esa época no muestra ningún cambio drástico en la vida animal o vegetal. Los sedimentos oceánicos de este período tampoco muestran cambios en la actividad glacial, lo que también indica que no afectó al eje de rotación de la Tierra.
Campo_magnético_terrestre durante_inversiones

El campo magnético terrestre, entre y durante inversiones. Durante el período de reversión, puede haber varios polos norte y sur en diferentes sitios.
© NASA
Los científicos también han aprendido lo que sucede durante uno de estos “saltos” magnéticos. La inversión toma unos cuantos miles de años en completarse, y durante todo ese tiempo el campo magnético no se desvanece; sencillamente se hace más complicado. Las líneas de fuerza magnética cercanas a la Tierra se retuercen y se entremezclan, y aparecen varios polos magnéticos en lugares diferente. Por ejemplo, un polo norte puede emerger en África, o un polo norte en Tahití. Pero de todos modos sigue existiendo un campo magnético planetario, y todavía nos protege de la radiación y de las tormentas solares. Y si el campo se debilitara un poco, no importaría, ya que nuestra atmósfera seguiría estando allí, para ayudar en nuestra protección.

¿Cambios? Sí, habría algunos. Es posible que por cierto tiempo viéramos auroras magnéticas en algunos sitios poco acostumbrados, pero como son tan hermosas seguramente mejorarían el turismo en muchos lugares. Y, por supuesto, los fabricantes de brújulas tendrían un boom económico, a no dudarlo.

Quisiera aquí resaltar dos cosas: nadie sabe cuál es la razón de estas reversiones, y por lo tanto, nadie puede predecirlas con alguna precisión o rigor científico. De modo que cualquiera que pretenda dar una fecha para la próxima inversión de los polos estará mintiendo descaradamente.

Así que no debemos preocuparnos ni dejarnos engañar por los nefastos agoreros de siempre. Nuestro planeta no es un mundo estático y muerto. Por el contrario, el cambio es algo normal, y siempre está sucediendo a nuestro alrededor... por suerte. Esa turbulencia, ese cambio constante, esa especie de caos, es lo que ha creado la vida, ha impulsado la evolución y nos sigue manteniendo vivos.

# # # # # # # # # # # # # # #
Fuentes utilizadas:
- Universe Today
- NASA
- Science-NASA
- Watts Up With That

4 comentarios:

Felipe Postigo dijo...

Muy bien explicado, Heber

Carlos dijo...

Agradecido por avisarme Heber. Siempre tan interesantes tus escritos.

Newton dijo...

Evidentemente el mundo llegará a su fin (o al menos cambiará por completo la forma de vida) en un momento u otro. No por profecias, mitos, cambio climático, etc. Está habiendo cambios en todo el Sistema Solar (y supongo que más allá también), no sólo nuestro planeta está cambiando.
No dejes de visitarme proximacentauri2012.blogspot.com
Gracias

Sheila Gómez dijo...

Excelente artículo, muy claro y completo. Gracias