sábado, diciembre 06, 2008

Viajando en el tiempo con la supernova de Tycho

Una nueva visión de la supernova más famosa de la historia.

remanente_de_supernova_de_Tycho

Remanente de la supernova de Tycho.

© Spitzer, Chandra, Calar Alto

El 11 de noviembre de 1572 el astrónomo danés Tycho de Brahe y otros observadores del cielo vieron lo que ellos pensaron era una nueva estrella. Un objeto brillante apareció en la constelación de Casiopea, superando en luminosidad incluso a Venus, y se mantuvo allí durante varios meses, hasta que desapareció lentamente de la vista.

Lo que Tycho de Brahe había observado en realidad era una supernova, un suceso poco común en el cual la muerte violenta de una estrella despide una emisión extremadamente brillante de luz y energía. Los restos de ese evento pueden ser vistos todavía hoy como el remanente de la supernova de Tycho.

Recientemente, un grupo de astrónomos utilizó el telescopio Subaru para intentar una especie de viaje en el tiempo, observando la misma luz que Tycho de Brahe vio en el siglo XVI. Estudiaron los “ecos de luz” del suceso, en un esfuerzo de conocer más sobre la antigua supernova.

Un “eco de luz” es la radiación de la supernova original que rebota sobre las partículas de polvo que se encuentran en las nubes interestelares que la rodean, y que alcanza a la Tierra muchos años después que pasó la luz directa; en este caso, hace 436 años.

ecos_de_luz_de_la_supernova_de_Tycho

Los ecos de luz de la supernova de Tycho.

© Telescopio Subaru

Este mismo equipo utilizó en 2007 métodos similares para descubrir el origen del remanente de supernova Casiopea A. El astrónomo líder del proyecto en Subaru, Dr. Tomonori Usuda, dijo: “El uso de los ecos de luz en los remanentes de supernova es algo así como viajar en el tiempo, en el sentido que nos permite retroceder cientos de años para observar la primera luz de un evento supernova. Revivimos un momento histórico significativo y lo observamos tal como lo hizo, hace cientos de años, el famoso astrónomo Tycho de Brahe. Más importante aún, podemos ver cómo se comporta una supernova de nuestra propia galaxia desde su mismo origen”.

El 4 de septiembre de 2008, utilizando la Cámara y Espectrógrafo para Objetos Tenues (FOCAS = Faint Object Camera and Spectrograph) de Subaru, los astrónomos examinaron las firmas de los ecos de luz para ver los espectros que estaban presentes cuando estalló la supernova de 1572. Pudieron así obtener información sobra la naturaleza de la explosión original y determinar su origen y su tipo exacto, y relacionar esa información con lo que vemos actualmente en su remanente. También estudiaron el mecanismo del estallido.

Lo que descubrieron fue que el evento de la supernova de 1572 resultaba muy típico de las supernovas Tipo Ia. Comparando esta supernova con otras supernovas tipo Ia de fuera de nuestra galaxia, pudieron demostrar que la supernova de Tycho pertenece a la clase mayoritaria de las Tipo Ia normales y que, por lo tanto, es ahora la primera supernova confirmada y clasificada con precisión en nuestra galaxia.

Este hallazgo resulta significativo porque las supernovas Tipo Ia son la fuente principal de elementos pesados en el universo, y juegan un papel importante como indicadores cosmológicos de distancia, ya que como su nivel de luminosidad es siempre el mismo para este tipo de supernova, sirven como “candelas estándar”.

Para el caso de las supernovas Tipo Ia, la fuente típica es una enana blanca en un sistema binario cercano, y a medida que el gas de la estrella compañera se acumula sobre la enana blanca, esta última se comprime progresivamente hasta que al final se dispara una reacción nuclear desbocada que termina causando un estallido supernova cataclísmico.

Sin embargo, como últimamente se ha informado sobre supernovas Tipo Ia que son más luminosas en algunos casos, y menos luminosas en otros, que las estándar, las ideas sobre el mecanismo de estallido han sido puestas en debate. A los efectos de explicar la diversidad de supernovas Tipo Ia, el equipo Subaru estudió en detalle el mecanismo ocurrido en este caso.

Esta investigación de Subaru estableció la forma en que los ecos de luz pueden ser utilizados en una forma espectroscópica para el examen de un estallido ocurrido hace cientos de años. Los ecos de luz observados en ángulos diferentes con respecto a la fuente, permitieron al equipo ver a la supernova en un aspecto tridimensional.

El estudio indicó que la supernova de Tycho fue una explosión asférica/no-simétrica. En el futuro, este aspecto 3D acelerará el estudio del mecanismo de explosión supernova basado en su estructura espacial, lo que hasta ahora había resultado imposible con las supernovas distantes ubicadas en otras galaxias más allá de la Vía Láctea.

Los resultados de este estudio fueron publicados en el número del 4 de diciembre de 2008 de la revista científica Nature.

Telescopio_Subaru

Telescopio Subaru, en la cima del Mauna Kea, Hawai.

© NAOJ



= = = = = = = = = = = = = = =
Artículo original: “Astronomers ‘Time Travel’ to 16th Century Supernova”
Autora: Nancy Atkinson
Fecha: Diciembre 03, 2008
Enlace con el artículo original:
aquí
= = = = = = = = = = = = = = =

1 comentario:

martinjaramillo dijo...

En un futuro, no muy lejano, sabremos que:
Los agujeros negros no son eternos.
Todos los agujeros negros explotan.
Las explosiones cósmicas hacen parte del proceso cíclico del reciclaje energético: la gravedad concentra masa y las explosiones la dispersan e impulsan los movimientos inerciales y orbitales.
Las explosiones de rayos gama son también consecuencia de las explosiones de agujeros negros.
No existen realidades ni universos paralelos.
La realidad existe independientemente del sujeto-observador.
Las partículas elementales vibran dentro y fuera de los átomos o giran alrededor del núcleo atómico como los electrones, y cuando salen del átomo se desplazan con un movimiento compuesto, que combina de un lado su vibración o giro con su desplazamiento lineal, lo que da como resultado un movimiento ondulatorio, (es como estirar una espiral).
El universo crece a la velocidad de la luz.
La energía materia se reproduce.
La energía se crea y se recicla.
El tiempo es eterno.
El tiempo y el espacio son distintos.
No existen sino tres dimensiones espaciales.
El espacio es infinito, tridimensional e indeformable.
La energía oscura es la materia prima de la materia visible.
No existe la energía oscura.
El universo se expande aceleradamente porque gira sobre si mismo.
La expansión acelerada del Universo deja sin piso las creencias en el Big-bang.
El fondo cósmico de microondas no es el eco del big-bang sino la energía degradada.
El Universo es mucho más grande de lo que siempre se ha creído.
El universo visible por nosotros es solo una parte del universo que emite radiaciones electromagnéticas.
Solo podemos detectar la radiación electromagnética que viene hacia nosotros, ya sea en forma directa o reflejada, y la cual es emitida por la materia conocida y nunca podremos tener información de la emisiones restantes, de las que viajan en sentido contrario, alejándose de nosotros a la velocidad de la luz y que también son universo, pero es esa gran parte del universo, de la que nunca podremos saber nada. Las emisiones electromagnéticas de la materia conocida se irradian tridimensionalmente por el espacio tridimensional e infinito.
No habrá ni muertes térmicas ni desgarres.
La velocidad de la luz no es constante ni en el vacio.
Ver artículo completo:
http://www.articuloz.com/ciencia-articulos/teoria-optimista-sobre-el-universo-1044310.html
martinjaramilloperez@gmail.com